ReviVir. Ayuda a Virginia

Hola soy Vir, tengo 43 años, un niño de 5, cáncer de riñón con metástasis y unas ganas locas de vivir.

ESTA ES MI HISTORIA

Cuando el mundo se te viene abajo.

Todo empezó a principios de 2019 con unos dolores de cabeza que eran prácticamente insoportables y en unos días empecé a ver doble. La resonancia magnética desveló un tumor en la cabeza y ese fue el primer momento en el que se me vino el mundo abajo: tenía apenas 41 años, con un niño muy pequeño, era una persona sana, practicaba deporte y llevaba una alimentación equilibrada. Jamás imaginé que yo pudiera tener cáncer.

La angustia, la incertidumbre y el terror se apoderaron de mí. Me practicaron una cirugía cerebral para hacer la biopsia y tratar de extraer el tumor, pero su localización era de muy difícil acceso y solo pudieron extirpar el 90% (el 10% restante rozaba la arteria carótida y era muy arriesgado). Esto me proporcionó un cierto alivio en términos de dolor y también porque el resto de pruebas no mostraban metástasis. Y dejé que la esperanza se colara en medio de la situación.

Pero no, un mes después llegaron los resultados de la biopsia y mi mundo se volvió a venir abajo. El diagnóstico era cáncer de riñón con metástasis. El tumor primario estaba en el riñón derecho y era minúsculo. Estaba el de la cabeza y el resto de la metástasis campaba a sus anchas por los pulmones, el esternón, las cervicales y las lumbares. Y me sentí estafada. Porque de repente ahora mi cuerpo estaba lleno de tumores y mi situación no era, ni es, nada positiva.

Después vino la primera cita con mi oncólogo, un reconocido experto mundial de cáncer renal. Y allí estaba yo, ansiosa, sabiendo que ahí empezaba una etapa en mi vida de sufrimiento e incertidumbre y, lamentablemente, con muy pocas posibilidades de éxito. No quise saber datos ni porcentajes de supervivencia, pero su tono de voz y sus gestos me lo dejaron todo bastante claro.

El primer tratamiento fueron unas pastillas que me dejaban destrozada, aunque al menos no se me caía el pelo. ¿Efectos secundarios? Vómitos, diarrea, tensión arterial muy alta, cansancio, fatiga extrema, dolor en pies y manos… Y eso sin contar que la doble visión no había desaparecido y tuve que empezar a llevar un parche en el ojo.

Después llegan las recaídas.

3 meses después volvieron los dolores de cabeza, el tumor estaba creciendo de nuevo. De todos, probablemente este sea el más peligroso (por su ubicación compromete órganos vitales), pero ya habíamos agotado la vía de la cirugía y la única opción que quedaba era la radioterapia. Así que dejé que me “frieran” literalmente el cerebro con la esperanza de poder machacar el tumor definitivamente

También cambiamos el tratamiento y empecé con inmunoterapia. Era mucho más llevadero, pero me provocó hipertiroidismo, que luego cambió a hipotiroidismo y ahora se ha cronificado y mi glándula de la tiroides ha dejado de funcionar.

Después, la enfermedad me dio una tregua. Hasta abril de 2020, en plena pandemia, que volvieron los dolores de cabeza. ¡Nadie se lo podía creer! Habíamos radiado el tumor con las dosis más altas posibles y ahí estaba otra vez, haciéndose grande dentro de mí. Ni siquiera tengo palabras para describir lo que sentí. Peligro absoluto, enfermedad descontrolada, el dolor se volvía a adueñar de mis días y yo, totalmente aterrorizada. Teníamos un último intento, una segunda tanda de radiación, a partir de ahí el riesgo era imposible de asumir.

Y la situación se estaba descontrolando. La radiación había que ampliarla al esternón y la zona lumbar, la inmunoterapia estaba dejando de funcionar y había que cambiar el tratamiento, la piel se me estaba ulcerando, tenía que tomar cortisona para el dolor (que impide que la inmunoterapia funcione bien), mis piernas empezaban a fallarme y tenía que usar bastón o incluso a veces moverme en silla de ruedas y, cuando parecía que iba un poco mejor, resulta que el tumor había presionado mi vértebra cervical hasta romperla. Y yo ni siquiera lo había notado.

Y así es como llego al día de hoy, mayo de 2021. He perdido la movilidad en el cuello, mi ojo izquierdo sigue inservible, todos mis tumores de momento están estables, sigo con mi tratamiento y unos efectos secundarios que me tienen al límite.

Y aquí estamos hoy.

Llegados a este punto, las posibilidades que me ofrecen desde la medicina convencional son muy pocas y los médicos son pesimistas. No sé las posibilidades reales que tengo, pero lo que sí sé es que tengo solo 43 años y me queda mucho por vivir. Quiero recuperar a la mujer que un día fui: llena de energía, positiva, alegre, vital… alguien que había convertido el ayudar a los demás en su forma de vida.

¡¡¡¡Y quiero conocer también a los hijos de mi hijo algún día!!!

Por eso, cualquier ayuda que reciba, por pequeña que sea, puede darme la vida.

El tratamiento para el que necesito ayuda.

Para mí es importante ser muy transparente en este tema. La ayuda que pido es para un tratamiento concreto de inmunoterapia en una clínica alemana. Su función es la de activar, reforzar y volver más potente el proceso de defensa de mi cuerpo, para que mi propio sistema inmune sea capaz de pelear y vencer contra el cáncer. Un tratamiento que incluso ayudaría a la efectividad del que sigo actualmente.

Este tipo de tratamiento no está disponible en España, por lo que tendría que desplazarme a la clínica en Alemania durante 3 o 4 semanas y luego el posterior seguimiento. Y lamentablemente, su precio asciende a una cantidad que yo por mis propios medios no puedo costear: en torno a los 60.000 €

Sígueme en Instagram: https://www.instagram.com/revi.vir/

Equipo de recaudación de fondos: Equipo de recaudación de fondos (5)

Vir López 
Organizador
€9,141 recaudados de 65 donativos
Sant Pere de Ribes
Marta Larrauri 
Miembro del equipo
€1,275 recaudados de 14 donativos
Maris Blanco 
Miembro del equipo
€60 recaudados de 2 donativos
Ana Perez Lorenzo 
Miembro del equipo
Maria Infante 
Miembro del equipo
  • La plataforma número 1 para recaudar fondos

    La mayoría de la gente crea las campañas en GoFundMe y no en otra plataforma. Más información

  • Garantía de GoFundMe

    En el caso poco probable de que algo no vaya bien, trabajaremos contigo para determinar si se ha hecho un mal uso. Más información

  • Consejos de expertos, día y noche, cualquier día de la semana

    Contáctanos con cualquier pregunta que tengas y te responderemos sin importar si es de día o de noche. Más información